Bienvenidos/as a EduCanFel,

La educación canina y felina en positivo. La educación equilibrada.


Siempre, educando entre...Aullidos y Maullidos.

domingo, 4 de noviembre de 2012

El origen del Gato doméstico


                      
Felis Silvestris Lybica    
El origen del gato doméstico que conocemos hoy en día y que afortunadamente, cada vez está más presente en los hogares de nuestro país y del resto del mundo, proviene del Gato Salvaje Norte Africano (Felis Silvestris Lybica), afortunadamente aún vivo.
                                  
Felis Silvestris Catus o Gato Común Europeo, el gato doméstico    
                            
                                                                                                                                                         

Como podemos ver en las fotos, el Felis Silvestris Lybica, es muy parecido en tamaño, forma y color a nuestro querido gato doméstico.
Según los estudios realizados y los restos arqueológicos encontrados, indican que el gato lleva aproximadamente unos 10.000 años con los seres humanos, es decir desde el Neolítico. Estos restos fueron encontrados en excavaciones en Chipre, y son los más antiguos que se han descubierto hasta la fecha, ya que datan de aproximadamente unos 10.000 años de antigüedad.
Estos restos coinciden justo cuando aparecieron los primeros asentamientos humanos, que dio paso a una estabilidad en la agricultura de producción estacional, y esto produjo un hábitat de recursos concentrados, no solo para el humano sino para otros animales como los pequeños roedores, insectos, pájaros, (pero en especial los roedores); que empezaron a comerse los granos de las cosechas que los seres humanos cultivaban en aquella época.
Es justo en este nicho ecológico donde aparece e interviene nuestro amado, venerado, odiado (dependiendo de la época) y desconocido amigo el gato.
Un nicho, el cual, al gato le venía muy bien, ya que significaba la abundancia de presas, en un mismo lugar sin la necesidad de estar recorriendo grandes distancias para satisfacer sus necesidades alimenticias y probablemente de otras características como reproductivas, afectivas etc. Pero que al humano le vino, cuanto menos igual de bien que al gato, ya que tenía un animal que protegía sus cosechas de la hambruna de los pequeños roedores y a la vez reducía también las poblaciones de estos y las enfermedades que transmitían; teniendo así a la vez, más grano para pasar las estaciones duras del año.
El gato (Felis Silvestris Lybica), muy probablemente, atraído por los roedores que asaltaban los almacenes de los humanos, empezó a sentirse a traído por estos lugares y poco a poco fue acostumbrándose a la presencia de los humanos (y viceversa) y de otros miembros de su especie , (no olvidemos que es un felino y como tal es muy territorial, y como la mayoría de los felinos, -excepto el León y algún otro-, solo tienen encuentros entre miembros de sus misma especie para reproducirse). De modo, que de forma progresiva, se fueron tolerando y en cierta manera estableciendo una cierta vinculación entre humanos y gatos.  
El gato Salvaje Norte Africano, tuvo que adaptarse a las circunstancias, y empezó a cambiar ciertos patrones de conducta social, (tanto hacía humanos, como hacía sus propios congéneres) que hasta la fecha consistían en una gran territorialidad, pero que probablemente, por el hecho de haber una gran abundancia de alimentos, empezó a desarrollar una cierta tolerancia hacía miembros de su misma especie, hasta el punto de evolucionar en su sistema comunicativo, social (dando fruto a las colonias que conocemos hoy en día), etc. e incluso reproductivo, ya que se han realizado algunos estudios en los que hembras de la misma colonia asistían como ‘’comadronas’’ en el parto de alguna otra hembra, compañera de colonia.
El gato estuvo cada vez más presente en los graneros y como consecuencia en la vida de los humanos, hasta ir evolucionando de forma distinta la relación entre humanos y gatos a lo largo de la historia.
Los gatos en la actualidad siguen conservando esas cualidades salvajes felinas, que tanto nos atraen a los humanos y a la vez esa seducción silenciosa que ha ido calando y desarrollándose a lo largo de la historia.
He aquí el inicio de una larga y a la vez compleja amistad desde el Neolítico hasta la actualidad, para descubrir un poco mejor a: El Gato el Gran Olvidado.

EduCanFel: Educación Canina y Felina                                           Autor: Tony Martínez      





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada